Mamá, papá: ¡Quiero ser memero!

memero

Toda la noche sin dormir hasta que lo has soltado. Tenías que hacerlo ya, porque estas cosas se enquistan y luego es peor. Aunque también te digo una cosa, imagino que algo habrían notado desde que te vieron preparando el disfraz de esta edición de Halloween, con un bigote hitleriano y unos cuernos de carnero mientras ponías en tu Twitter: “Este año voy de @Cabronazi” y adjuntabas un selfie… La policía no es tonta.

En la época de juventud del Dr. que os escribe, esa charla la teníamos con nuestros padres cuando les decíamos que queríamos vivir de lo que sacásemos con nuestro grupo de música. Los gritos de reacción de mis padres, son leyenda en mi barrio. Pues esto es un poco igual. Las posibilidades de triunfar como memero o memera son mayores que las de que te paguen por serlo. ¡Qué positivo soy! Lo que quiero decir es que una imagen tuya puede ser muy viral (con muchísima suerte), y no recibir un céntimo de euro. ¿Merece la pena?

De profesión "Memera" visto en A3
De profesión “Memera” visto en A3

Para ser un buen memero, tienes que:

  • Estar informado al minuto de los temas de actualidad tanto en medios de comunicación como en redes sociales.
  • Tener intuición para saber lo que es noticia y lo que puede convertirse en viral.
  • Tener habilidades de diseño audiovisual y retoque fotográfico.
  • Ser mínimamente influyente en tus redes sociales o tener alguna fórmula para serlo.

Si queréis saber un poco más del origen del nombre de “meme” la explicación de Wikipedia puede convenceros, pero vamos a lo que hoy se llama meme, antes se llamaba cachondada y el que antes era un cachondo ahora se llama Cabronazi.

Muchas recuerdos también para SuperSarcasmo y TiemposRevueltos. Nuestra consulta está siempre a vuestra disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *